¡Me he mudado! Redirigiendo...

Si no se te redirige automágicamente, por favor pulsa aquí.

16 febrero 2006

Tráfico por Katmandú

Ya estuve a punto de postear este poema con un post de Puriruri, pero esta mañana cuando he leído el post de drevilpontxo he decidido que tenía que ponerlo :D (ya dije que la nostalgia es uno de mis temas sensibles...)

SEMILLAS DE LA VUELTA

Ocurre que quizás estos lugares
que nos han visto tanto,
jardines
de cuyo verde nos manchamos, cercas,
estanques que ya tienen nuestro rostro en el fondo;
interminables, grises, otoñales, lluviosas calles,
árboles con corteza de diario,
furtivos escondrijos, desconchones, esquinas,
estos resúmenes arquitectónicos
de lo que hemos vivido,
ocurre que quizás saben que nos iremos
inevitablemente,
mejor, más firmemente que nosotros;
y cuando la partida
está próxima y triste, nos ofrendan
con sus caras amables,
con un olor y un tiempo inconfundibles
a viajero.

Todos, todos sabemos que los bellos santuarios,
los adoquines leves de la infancia,
la adolescencia, la vejez, la vida,
llevan en sí la angustia de no volver a verse,
la renuncia cobarde de lo eterno.
Nos esperan, vigilan,
recuerdan nuestros nombres,
y cuando los dejamos
sabemos que a la vuelta,
dentro de muchas eras, de millones de soles,
serán como postales desvaídas,
películas en sepia, fotogramas
de lo mejor; / y en pago
a nuestro ruin desprecio involuntario,
nos clavarán puñales de nostalgia,
de cortante vacío, de añoranza
por un tiempo indeleble,
por la fugaz semblanza
de lo que ya perdimos.

26/04/2000 (Rota)


El poema en sí lo escribí en la playa de Rota, pero la inspiración la cogí en Jerez: unos días antes iba en el bus urbano y me llamó la atención la conversación de dos señoras, que aparentemente regresaban a la ciudad después de muchísimo tiempo y comentaban asombradas todo lo que veían. Se podía escuchar como se les iluminaba el ánimo cuando reconocían algo que estaba ya cuando se fueron, y cómo las novedades (del tipo de un centro de salud o un supermercado) les fascinaban extrañamente. Entonces pensé en lo que debe ser desvincularte totalmente de un sitio al que le tienes mucho cariño y volver a los veinte o treinta años: además de la ilusión que te devuelva o de las sensaciones que te haga rememorar, siempre queda la sombra de pensar en cómo podría haber sido nuestra vida de haber seguido en esos lugares familiares.

Buenas noches :)

2 Comentarios:

Blogger Puriruri said...

ufff, la nostalgia! Yo que soy lo "mas cursi" que se ha visto, y que me emociono con nada. A mi por ejemplo a veces me pasa que voy paseando por el centro y recuerdo cuando paseaba con mi padre, cuando me invitaba a un refresquito mientras él se tomaba una cervecita, cuando me iba haciendo de guia de la ciudad para luego otro dia, pedirme a mi que yo lo fuera para él.
Otra cosa que me produce muchisima nostalgia es ver en la tele imagenes de mi querido Pradollano en Sierra Nevada! Han pasado ya muchisimos años desde aquellos veranos, y es alucinante lo mucho que recuerdo todos los momentos alli vividos, y sobre todo lo mucho que quiero a los amigos que alli hice :P . Lo mejor, es que hoy por hoy cuando nos volvemos a ver todos es como si el tiempo no hubiera pasado y estuvieramos alli sentados en ese salon de madera de la cuarta, riendonos a carcajadas, cantando y escondiendonos del resto de la gente :)

09:39  
Blogger ansita said...

yo tb soy mas q nostálgica, ya lo sabes; y ahora que he vivido un poquito fuera de casa, nada comparado con lo que, espero, vendrá, me he descubierto aún mas nostálgica; ahora paseo por las calles fijandome en cada pequeño detalle, intentando clavarlo en mi memoria, para que no lo pueda olvidar.
Muchas veces me he quedado "embobá" mirando hacia el horizonte, simplemente pq un árbol, un olor o cualquier pequeño detalle me ha recordado algo, q por pasado simplemente supongo que fué mejor...

17:59  

Publicar un comentario

Enlaces:

Crear un enlace

<< Inicio